santa-margarita-maria-de-alacoqueJesús le dijo a Santa Margarita: “…que el viernes siguiente a la fiesta de Corpus Christi se celebre una fiesta particular para honrar mi Corazón, comulgando en dicho día y reparando las ofensas que ha recibido (…). Te prometo que mi Corazón derramará con abundancia las bendiciones de su Divino Amor sobre cuantos le tributen este homenaje y trabajen en propagar esta práctica.”

El corazón siempre ha representado el lugar físico donde tendrían cabida las emociones, los deseos, los afectos, las actitudes; los sentimientos del ser humano, pero también la falta de ellos…

En la Sagradas Escrituras, la palabra “corazón” es mencionada entre ochocientas y mil doscientas veces, dependiendo de la versión de la Biblia que tomemos. Así como generalmente el corazón representa la parte más elevada del alma, simbolizando la perfección interior, también se refiere al espacio donde tienen lugar las dudas, las tentaciones, los malos deseos y el pecado: “Estaban comiendo la cena y el diablo ya había depositado en el corazón de Judas Iscariote (…) el propósito de entregarle” (Jn 13,2).

De allí la importancia de procurar que nuestro corazón cristiano esté consagrado y se mantenga siempre unido a los Sagrados Corazones de Jesús y María; pues de ser así, el mal no encontrará en él un lugar para el pecado. No es casual que durante los últimos tiempos, Juan Pablo II haya hablado con tanta frecuencia de los Corazones Unidos de Jesús y María. Ya en esta ocasión del año Santo Mariano (1987-1988) nuestro Papa invitaba a todos los cristianos a participar de una “alianza a través de la consagración personal de la confianza” a los Sagrados Corazones. Incluso antes, el 22 de septiembre de 1986, el Santo Padre explicó del siguiente modo la trascendencia de ese acto: “Al consagrarnos al Corazón de María, descubrimos el camino seguro al Sagrado Corazón de Jesús, símbolo del amor misericordioso de Nuestro Salvador”.

Orígen Bíblico de la Devoción
La Devoción a los Sagrados Corazones de Jesús y María, tiene raíces y fundamento en las Sagradas Escrituras, independientemente que dicha devoción fuera promovida en forma especial por ciertas revelaciones privadas que se dieron en distintas épocas.

En el primer mandamiento entregado a Moisés, Dios mismo nos manda a que lo amemos “con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma y con todas nuestras fuerzas” (Dt 6,5). Sin embargo, sabiendo que nuestros corazones son limitados para sentir el amor infinito que se debe a un Dios infinito, el Señor prometió desde la antigüedad que Él nos daría un corazón y un espíritu nuevos, que nos permitirían cumplir con Su mandato. Este nuevo corazón es el Corazón de Jesús, Su Hijo, cuya Encarnación viene a dar cumplimiento a varias profecías: “Les daré un corazón nuevo, y pondré dentro de ustedes un espíritu nuevo. Quitaré de su carne ese corazón de piedra y les daré un corazón de carne” (Ez 36,26).

A lo largo de los siglos, al ir descubriendo los misterios de la fe cristiana, el Corazón de Jesús se dio a conocer como el símbolo del Amor de Dios por Su pueblo, un amor tan grande que, en el Calvario, se abrió y fue traspasado por nosotros: “…uno de los soldados le abrió el costado con la lanza, y al instante salió sangre y agua (…). Esto sucedió para que se cumpliera la Escritura (…) ‘ Contemplarán al que traspasaron’.” (Jn 19,34 y ss.)

Con el paso del tiempo, muchos santos y místicos nos hablaron del Corazón de Jesús, confirmando el mensaje profundo de este misterio. Pero también nos hablaron del Corazón de María y de la unión inseparable de ambos Corazones. Las Sagradas Escrituras nos comentan que Ella “atesoraba” todas sus vivencias al lado de Jesús, y “las meditaba en su corazón” (Cfr. Lc 2, 19 y 2, 51). En el mismo capítulo de Lucas, encontramos la profecía del anciano Simeón, quien al conocer al Niño Jesús, a las puertas del templo, predijo a María que “una espada atravesaría su corazón” (Cfr. Lc 2, 39), refiriéndose al dolor que sufriría la Virgen con la Pasión y muerte de nuestro Redentor.

¿Podrían acaso separarse dos corazones unidos por el amor infinito y por el extremo dolor? En el siglo XIV, en revelaciones privadas, la Virgen María dijo a Santa Brígida de Suecia: “Jesús y yo nos amamos tan tiernamente en la tierra, que éramos un solo corazón”. Durante una visión que esta mística tuvo de la Pasión y Crucifixión de Cristo, María dijo también: “…Su sufrimiento se volvió mi sufrimiento, porque Su Corazón era el mío. Y tal como Adán y Eva vendieron al mundo (…) mi Hijo y yo redimimos al mundo con un Corazón”.

San Juan de Eudes y Santa Margarita revelaron al mundo el amor y la misericordia de Dios, que se pone al alcance de todas las almas a través de los corazones de Jesús y María.
En el siglo XVII, el Señor manifestó Su plan para el mundo, a fin de que éste comprendiera mejor los misterios de Su Sagrado Corazón y del Inmaculado Corazón de María. Dos santos contemporáneos entre sí, San Juan de Eudes (1601-1680) y Santa Margarita (1647-1690) revelaron al mundo el amor y la misericordia de Dios, que se pone al alcance de todas las almas a través de los corazones de Jesús y María.

Jesús explicó a Santa Margarita María que el amor de Su Corazón debía de extenderse y manifestarse a los hombres, y que a través de ellos, Él derramaría grandes gracias sobre el mundo. Esto fue lo que él dijo, mostrándole en una visión Su Corazón: “Mira este Corazón que tanto ha amado a los hombres y al que nada se ha perdonado hasta consumirse y agotarse para demostrarles Su amor; y en cambio, no recibe de la mayoría más que ingratitudes, por las irreverencias, desprecios y sacrilegios hacia Él en este Sacramento de Amor.”

Y refiriéndose a algunos sacerdotes y religiosos de la época, Jesús agregó: “Pero lo que todavía me es más doloroso es que obran así hasta los corazones que de manera especial, se han consagrado a Mí. Por esto te pido, que el viernes siguiente a la fiesta de Corpus Christi se celebre una fiesta particular para honrar mi Corazón, comulgando en dicho día y reparando las ofensas que ha recibido en el Augusto Sacramento del Altar. Te prometo que mi Corazón derramará con abundancia las bendiciones de su Divino Amor sobre cuantos le tributen este homenaje y trabajen en propagar esta práctica.” Le dijo también: “Y yo te prometo, en el exceso de misericordia de mi Corazón, que mi amor todopoderoso concederá, a todos aquellos que comulguen nueve primeros viernes de mes seguidos, la gracia de la penitencia final. Ellos no morirán en desgracia sin haber recibido los Santos Sacramentos, siéndoles mi Corazón refugio seguro en aquella hora postrera.”

Práctica de los nueve primeros viernes de mes
Esta revelación dio origen a una gran devoción al Sagrado Corazón de Jesús y, entre otras cosas, a la práctica de los nueve primeros viernes de mes. De este modo, el Corazón de Jesús llegó a considerarse como el símbolo de ese amor infinito por el cual el Verbo se hizo Carne, instituyó la Sagrada Eucaristía, tomó sobre sí nuestros pecados y, muriendo en la cruz, se ofreció a Sí mismo como víctima y sacrificio al Padre Eterno.

San Juan de Eudes fue conocido por desarrollar la ‘doctrina del corazón’. Su obra ayudó también a establecer las fiestas litúrgicas de los Corazones de Jesús y María. Favorecido con apariciones y visiones, él afirmó de haber escuchado de Jesús: “Os he dado este admirable Corazón de mi amadísima Madre, que es uno Conmigo, para que sea auténticamente vuestro corazón”.

Una devoción más oportuna que nunca
En nuestros días, cuando el mundo esta convulsionado por la violencia y las guerras, debemos renovar nuestra devoción a los Sagrados Corazones de Jesús y María. Y esta devoción debe estar orientada a que nuestros corazones se hagan uno con los de nuestro Redentor y Su venerable Madre. De esta manera podremos adelantar la misericordia de Dios sobre la humanidad, que vive días de incertidumbre, angustia y confusión.

La mejor forma de hacerlo es respondiendo a la invitación de Nuestro Señor Jesucristo y Su Santa Madre: la devoción de la comunión reparadora de los nueve primeros viernes y los cinco primeros sábados del mes, con la intención de desagraviar al Sagrado Corazón de Jesús y al Inmaculado Corazón de María por todas las ofensas que reciben. (FUENTE: REVISTA JESUCRISTO VIVO N° 3)

Qué nos dice el Señor mismo, sobre esta devoción (HAZ CLICK AQUÍ)

maria3Sobre el Inmaculado Corazón de María, donde se guardaron todos los Misterios de la vida de Jesús, desde su Concepción hasta su Ascención al Cielo, podríamos escribir ríos de tinta, pero resumimos las cosas con un párrafod e Juan Pablo II, que nos habla de la Consagración a la Santísima Virgen:

“La dimensión mariana de la vida de un discípulo de Cristo se manifiesta de modo especial precisamente mediante esta entrega filial respecto a la Madre de Dios, iniciada con el testamento del Redentor en el Gólgota. Entregándose filialmente a María, el cristiano, como el apóstol Juan, « acoge entre sus cosas propias » a la Madre de Cristo y la introduce en todo el espacio de su vida interior, es decir, en su « yo » humano y cristiano.

« La acogió en su casa » Así el cristiano, trata de entrar en el radio de acción de aquella « caridad materna », con la que la Madre del Redentor
cuida de los hermanos de su Hijo a cuya generación y educación coopera » 132 según la medida del don, propia de cada uno por la virtud del Espíritu de Cristo.
Así se manifiesta también aquella maternidad según el espíritu, que ha llegado a ser la función de María a los pies de la Cruz y en el cenáculo.”.
(Juan Pablo II: Encíclica “Redemptoris Mater” –la Madre del Redentor, N° 45).

María, nuestra Madre y el rezo del Santo Rosario (HAZ CLICK AQUÍ)